jueves, 3 de septiembre de 2009

casos de la vida..

Cual colador viejo de leche que tenemos en ese cajon de la cocina forrado con papel floreado.. asi vamos por la vida a veces.. Perdiendo mas que filtrando.. chorreando por todos los costados, hasta llegar al punto de casi no poder cumplir nuestra unica y vital funcion.
Me di cuenta el otro dia, que me habia comprado un cepillo de dientes de esos magicos de ahora con unas cerdas locas.. que van cambiando de color a medida que lo vas gastando. La cosa es que llega un momento, en que el cepillo ya no es azul brillante como lo habias comprado, si no que esta mitad celeste, mitad blanco.. como haciendo hincapie en alguna pobreza. Yo lo tengo casi por la mitad.. Ahora, tendremos nosotros algo parecido?.. andaremos con un color desgastado cuando la paciencia y la vida no anden amigas?.. y en ese caso, cual es nuestra barra medidora, donde se nos nota?
quizas, en los ojos.. en su brillo, o en el calor de las manos o los pies. De todas formas, aunque no existiera, no estaria de mas preguntarnos que estado tendria.. digo, para ver si ya es hora de renovar o tiramos un rato mas con lo que tenemos..

No hay comentarios:

Publicar un comentario